Una antigua iglesia abandonada convertida en un mágico rincón skate

Nos encantan las buenas historias y esta merecía ser contada. En un rincón escondido del concejo de Llaneras, Asturias, existe una iglesia de 1912 que no ejercía su actividad desde los años 60. Un lugar mágico sin uso hasta 2015, cuando el artista Okuda y el colectivo asturiano Chuch Brigade iniciaron un proyecto para convertir la Iglesia de Santa Bárbara en la llamada ‘Iglesia Skate’.

Gracias a todas las contribuciones del crowfounding y al apoyo de Red Bull, el colectivo llenó de arte, color y sobre todo, skate, este espacio. Durante siete días intensos, Okuda San Miguel creó su proyecto ‘Kaos Temple’, inspirado en su obra ‘Kaos Star’. Así, dió vida a las antiguas bóvedas y vidrieras abandonadas a través de formas geométricas realizadas con una amplia paleta de colores. Un rincón perfecto para skaters donde inspirarse a la vez que patinan.

El skater Danny León, quien inauguró la pista del ‘Kaos Temple’, vivió al máximo la magia del lugar: «Es increíble patinar aquí dentro, mire donde mire, descubro nuevas formas, nuevos detalles», declaró para Red Bull.

Okuda San Miguel es uno de los artistas urbanos españoles con más proyección internacional. En su obra busca transformar la arquitectura en escultura, convirtiendo espacios planos en 3D a través de murales de gran formato de todo el mundo. Puedes encontrar su obra en muchos rincones españoles como el del Metro de Madrid en la línea 9 de Mirasierra o el del Hotel Sojo Bahía de Málaga, acción integrada en el programa Maus de Málaga.

La iglesia se encuentra en obras de acondicionamiento, por lo que no se puede visitar actualmente pero estate atento porque la espera para verlo vale la pena 😉

2 comentarios sobre “Una antigua iglesia abandonada convertida en un mágico rincón skate”

  1. Muy cañera; habrá que visitarla para ver distintos espectáculos.
    Hace varias décadas vi ya una en Ámterdam convertida en Pub y era uan sensación «divina»…

    1. ¡Definitivamente divino! Habrá que echar un ojo también a la de Ámsterdam… ¡Gracias por la recomendación, Mary!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *