Archivo de la categoría: Explora

Noticias sobre el mundo, sus curiosidades y secretos escondidos. Viaja, investiga, explora.

Entroido en Laza, Verín y Xinzo: el triángulo mágico del carnaval de Galicia

ADVERTENCIA: el Entroido es para disfrutarlo desde dentro. Si no vienes disfrazado corres el riesgo de ser llevado en volandas por personajes míticos, que te lluevan harina y hormigas sobre la cabeza o que tengas que invitar a una ronda de vinos. Esto y mucho más en el Triángulo Mágico del Carnaval de Galicia. ¡Bienvenido!

La recomendación anterior no es una exageración -aparece hasta en la web de Turismo de Galicia-. Puro humor gallego que explica el carácter participativo del Entroido, uno de los carnavales más antiguos de España y más largos. Durante todo el mes de febrero hasta 176 pueblos gallegos están de fiesta. Nos vamos a fijar en los tres más famosos: los de Laza, Verín y Xinzo de Limia. 

Estos tres pueblos de sierra, al sureste de Ourense, están a solo unos pocos kilómetros entre sí y su carnaval es ancestral, por eso se conocen como el Triángulo Mágico del Entroido. Todos tienen días grandes y personajes enmascarados que guardan el espíritu tradicional y pagano de la fiesta.

Los Pantallas de Xinzo | CC BY

Xinzo de Limia

El más tempranero es el de Xinzo de Limia. Comienza con la batalla de harina del Domingo Fareleiro. Aquí son más importantes las gafas de buzo que el disfraz porque se lanzan unos 400 kilos de harina al aire en una “guerra” entre hermanos, vecinos, padres e hijos. Todos están llamados a participar sin importar la edad o la patria y, a pesar de la locura, existe la regla no escrita de que “en los ojos, los escaparates y los coches, no”. 

batalla de harina del Domingo Fareleiro | B+V

Ya en pleno carnaval, alrededor del 25 de febrero, los demonios corretean por las calles de Xinzo de Limia en el Martes do Entroido. Son los Pantallas y anuncian la llegada de la primavera haciendo sonar unas vejigas de cerdo de la matanza, hinchadas como globos. El nombre les viene de sus máscaras y su papel es perseguir hasta la bodega más cercana al osado no disfrazado para que invite a una ronda. Ojo que van en grupo.

Laza

El Entroido tiene las raíces en los rituales paganos que celebraban la cosecha y la fertilidad. A lo largo de cientos de años han crecido como un árbol con un tronco común y ramas que llegan a todos los rincones de Galicia. Como verás, tienen mucho en común, y Laza es un buen ejemplo.

En este pueblo del Triángulo del Entroido todo ocurre el lunes o Luns Borralleiro. Por la mañana, la Farrapada, una batalla campal con trapos empapados de barro -valen las mismas recomendaciones de Xinzo- y por la tarde la Baixada da Morena, cuando las hormigas son invitadas a la celebración. Un paisano de renombre baja a la Plaza de la Picota disfrazado con pieles y cabeza de vaca de madera, y con un séquito cargado de sacos de tierra con hormigas. ¿Y qué ocurre? Que vuelve a llover sin agua en Galicia.

Pelleteiros del Entroido Riberao. Juantiagues / CC BY-SA

Todo termina cuando aparecen los Pelliqueiros haciendo sonar sus fustas para poner orden en el “rebaño”. Entonces es el momento de repartir embutido de cabeza de cerdo (cachucha) y el xastre, licor de aguardiente, para alimentar el cuerpo y el espíritu.

La fusta del Pelliqueiro es una señal de su conexión con la naturaleza profunda, igual que los animales totémicos que llevan pintados en sus sombreros y las chocas o cencerros en la cintura. De hecho, en el Entroido Riberao de Chantada, los peliqueiros abrazan su origen más animal y van completamente cubiertos de pieles.

Verín

De Laza a Verín para cerrar el Triángulo Mágico, donde también las diferencias se difuminan pero la esencia pagana permanece. El emblema del Entroido de Verín es un personaje de aspecto similar al peliqueiro pero con una leyenda peculiar. Es el Cigarrón y se dice que representa a los recaudadores del conde de Monterrei que venían pidiendo tributo para el señor de la comarca. Hasta hace poco se les daban algunas monedas pero esto se ha perdido. Lo que si se mantiene desde tiempos inmemoriales son los insultos y las increpaciones a este “energúmeno” cuando recorre las calles pidiendo que lo inviten a vino.

Cigarrons de Verín. Óscar

El Domingo de Corredoiro es el día de los Cigarróns en Verín. Desfilan por las calles dando saltos, haciendo sonar sus chocas y luciendo la sonrisa del avaricioso en sus máscaras.

En el fondo, disfrazarse de Cigarrón es pura tradición carnavalesca: tomar prestada otra identidad por un día y dar rienda suelta a la imaginación. Solo necesitas una máscara o, en el caso de Verín, una túnica estampada conocida como capuchón para pasearte por el pueblo, curiosear y hablar con cualquiera. 

Esta es una pequeña muestra de todo lo que guarda para tí el Entroido, y hay más: gastronomía rural, paisajes increíbles y unas gentes encantadoras. Recuerda que la fiesta se alarga todo el mes de febrero y te queda mucho por descubrir.

Descubriendo a Patti Smith a través de Horses

Descubrir a Patti Smith es como plantarse delante de un espejo y decir a gritos: ¡Así soy yo! Sin etiquetas y sin importar lo que los demás piensen de ti. De su forma de entender la música, simple y compleja a la vez, nació su primer disco Horses, pionero del punk rock. En este artículo seguimos las pistas que hay en algunas de las canciones del álbum para conocer la apasionante vida de la que es considerada madrina del punk.

El disco Horses, publicado en 1975 bajo el sello Arista Records, está en sintonía con el estilo punk rock del momento pero también tiene influencias del jazz o el reggae. Tiene el título de madrina del punk rock porque este álbum es considerado una de las piezas fundamentales de la escuela de Nueva York de los 60 y 70, con representantes como The Ramones, Lou Reed o The Stooges

Otra forma de verlo, es que es madrina del punk porque nunca pretendió ese título y por ser mujer en un mundo de hombres. Sobre las letras puso poesía inspirada en el ‘poeta maldito’ Rimbaud y la rabia contra una sociedad hipócrita y opresiva. Y en el escenario, una silueta delgada y poderosa que rompía por completo el estereotipo de las cantantes disco o las divas pop de la época. Si el punk es romper las reglas, Patti Smith lo hizo.

Patti Smith actuando en el Festival Provinssirock, Seinäjoki, Finlandia.  Beni Köhler

A un punk con varios padres que le ungieron con letras sobre drogas y política, ella lo marcó con una poesía afilada y la irreverencia de la contracultura. Cada una de las canciones de Horses son el testimonio de la entrega de su vida al punk rock que estaba naciendo.

Horses abre con Gloria, una versión de la canción de Van Morrison que empieza con el verso “Jesús murió por los pecados de alguien/pero no por los míos”. La religión había marcado la infancia Patti Smith. Su madre era Testigo de Jehová y su padre ateo. Recibió una educación estricta y con fuertes valores que, sin embargo, no serían una carga. La canción continúa con un ritmo explosivo hablando sobre la conquista de una chica llamada Gloria. Un enfrentamiento de ideales total. 

Le sigue Redondo Beach, sobre una playa de Los Ángeles donde las mujeres aman a otras mujeres. Un tema que se han convertido en una reivindicación sobre la mujer como dueña de su propia vida más que del feminismo activista. Ella, madre adolescente, decidió con tan solo 20 años dar en adopción al hijo que tuvo con un chico más joven que ella, con la condición de que lo acogiera una familia católica.

Tres días después se mudaría a Nueva York para empezar una nueva etapa vital que completaría el sentido de Horses. Estamos en 1966 y la ciudad era un hervidero de talento y decadencia. Allí conoció a Robert Mapplethorpe, su amante, su amigo y su guía. Ambos se dieron cariño, aliento e inspiración. Mapplethorpe captaría la impronta de Patti como mujer para la foto de portada del álbum. El fotógrafo de los desnudos en blanco y negro fue la otra mitad de Patti Smith en los años de Nueva York. Su muerte por sida en 1989 le dejó una desolación profunda y una promesa de describir su intensa vida juntos en un libro que saldría a la luz con el nombre de Just Kids (2010). 

Patti Smith disco horse
Patti Smith – Fiesta de la Humanidad 2012.  Thesupermat

La muerte es un tema recurrente en la obra de Patti desde su personal punto de vista. Siempre se sintió muy cerca de sus ídolos de juventud: Brian Jones (Rolling Stones), Janis Joplin, John Coltrane, Frank Sinatra o Jimi Hendrix. “Estoy envuelta en la vida de mis héroes. En mis canciones, en mi poesía”, le diría a Penny Arcade, una de las musas de Andy Warhol. En Horses dedica la canción Break it up a Jim Morrison y con Elegie le lanza un mensaje a Hendrix sobre unos versos que suben sostenidos por una guitarra psicodélica al cielo del rock. 

Esos versos son el lenguaje natural del animal salvaje que vive en Patti Smith. Poesía punk que estremece el cuerpo y alimenta el espíritu. Cuando era pequeña, en Jersey, sufrió hepatitis, tuberculosis y escarlatina. Se dice que alucinaba como consecuencia de esos males, o bien podría ser una capacidad feroz de para soñar. En cualquier caso, recogía con la simplicidad de una niña, sus complejas ensoñaciones en un diario, lo que sería una versión inocente de sus letras. Cuando creció, escribir se convirtió en otra cosa.

“Es un acto físico. Cuando estoy en casa, con mi máquina de escribir, me vuelvo loca. Camino como un mono. Me humedezco. Tengo orgasmos. En vez de inyectarme heroína, me masturbo catorce veces seguidas. Tengo visiones. Naves descendiendo sobre las pirámides aztecas. Templos. Así es como escribo mi poesía», le dijo a Lisa Robinson, cronista musical de la época, en 1977. Esto es lo que encuentras en  Horses / Land of a Thousand Dances / La Mer (de), la canción de más de nueve minutos que da título al disco. Incluye fragmentos del poema Land of a Thousand Dances de Chris Kenner y el subidón del punk que te pone a dar saltos de libertad.

Patti Smith Horses
Portada del disco Horses de Patti Smith. Nesster.

En unas de sus performance de poesía y música en el mítico CBGB de Nueva York, un antro oscuro de techos bajos y paredes repletas de carteles, pegatinas y pintadas hasta el suelo, Patti terminó de cantar, saltó del escenario y escapó corriendo. Allí estaba el poeta beat Williams Burroughs y vio en ella a una estrella. Más adelante le diría “construye un buen nombre. Mantenlo limpio. No te comprometas, no te preocupes por ganar mucho dinero o ser famosa. Preocúpate por hacer un buen trabajo y tomar las decisiones adecuadas y proteger lo que hagas.”

El nombre de Patti Smith significa punk, libertad de ser uno mismo, poesía y crítica social, esperanza y lucha contra el poder establecido. Y así es hasta hoy.

Para seguir descubriendo más ella te recomendamos el libro de memorias M Train y el documental Dream of Life. Y no olvides incluir en tu playlist People Have The Power y Because The Night, dos de sus temas más famosos.