Todas las entradas de: Cristina Téllez

La bolsa degradable que da vida y otros proyectos por el medio ambiente

La preocupación por el medio ambiente es afortunadamente cada vez más tangible en nuestra sociedad. Por ello las marcas se alejan del enfoque exclusivamente económico, añadiendo responsabilidad social medioambiental a su agenda de temas. Según un estudio realizado en 2015 por la firma GFK Abebooks, de 28.000 usuarios entrevistados en 23 países, más de tres cuartas partes esperan valores verdes en las marcas. 

Lo cierto es que el medio ambiente importa y que la grandeza y creatividad del ser humano juega un papel muy importante en la conciliación de una buena calidad de vida y la protección de nuestro planeta. Una lavadora que no utiliza detergente ni grandes cantidades de agua y electricidad, una papelera flotante que recoge los fluidos contaminantes y todo residuo que se encuentre en el agua o anillas biodegradables y comestibles, son algunos de los múltiples inventos que se crean hoy día para cuidar nuestro planeta.

Hace un tiempo el inventor Akinori  creó una máquina que convertía el plástico en combustible y ahora la cadena de supermercados alemana Edeka ha renovado la solución para las bolsas de plástico que tardaban 450 años en desaparecer. Ya se habían inventado bolsas degradables hace mucho pero esta vez han añadido un plus: éstas dan vida. Además de estar hecha con recursos renovables, contienen en su interior semillas de distintos vegetales. Una vez utilizada la bolsa, con tierra y desechos orgánicos, la enterramos en nuestro jardín y creamos un cultivo. Un valor añadido creado por esta marca que consigue que si la bolsa llega donde no debe no sólo no hará daño al medio ambiente, sino que ayudará a mejorarlo.

Por si fuera poco, actualmente un grupo de diseñadores italianos trabaja en un proyecto de ciudad completamente verde que se construirá en las afueras de  Liuzhou, China. Los aparcamientos serán cargadores de coches híbridos o eléctricos conectados a la energía de las vías del tren de alta velocidad. Sus edificios están equipados con energías renovables, cubiertos por vegetación absorbiendo las emisiones de CO2 del ambiente.

Granito a granito conseguimos abordar esta tarea, responsabilidad de todos. Alliance Vending por su parte trabaja cada día por aportar su granito con sus vasos con material reciclado y el sistema de ahorro energético en sus máquinas. Si tú también quieres aportar recuerda que puedes hacer pequeñas cosas como comprar coches con menor contaminación, cerrar el grifo cuando no lo necesites o reciclar. ¡Un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad!

Cómo preparar sushi en casa

El suhi está marcando tendencia y cada vez vemos más restaurantes que ofrecen este manjar oriental, pudiendo pedirlo hasta a domicilio. Muchos incluso se han atrevido a cocinarlo ellos mismos desde cada y cada vez vemos más supermercados que disponen de los ingredientes específicos del sushi. Ya solo queda saber cómo prepararlo. 

El arroz, elemento principal

Para que nuestro sushi quede perfecto debemos tener mucho cuidado de elegir el arroz adecuado: glutinoso, de grano redondo y corto, y preferiblemente de la variedad japónica. Lo primero que debemos hacer es limpiar el arroz en agua hasta siete veces (cambiando este agua en cada vez), hasta que el agua quede totalmente transparente. Tras esto coceremos el arroz y lo dejaremos secar y enfriar. Para ello los japoneses utilizan el hangiri, un recipiente de madera. Pero si no disponemos de uno, basta con dejarlo enfriar en un recipiente normal.  Finalmente iremos vertiendo en él el jugo que le da ese sabor especial (un dedo de azúcar y un dedo de vinagre en un vaso)

El alga Nori y el interior.

El alga Nori suele venderse en paquetes de 10 láminas, lo cual es más que suficiente para una cena de hasta 5 personas. Este producto a penas contiene grasas y sí muchas vitaminas, minerales y fibra. Se vende en muchos supermercados y no tiene que cocinarse. Una vez tenemos el arroz listo, ayudándonos de agua para que no se nos pegue en las manos, vamos extendiendo el arroz a lo largo de toda la hoja de alga extendida (la cual está sobre una esterilla de madera u hocho), dejando una línea de espacio de un dedo de grosor en la parte superior.

Una vez extendido todo el arroz, colocaremos los condimentos internos, al gusto. Un poco de mayonesa ligera, aguacate, patas de cangrejo, pepino, salmón… hay múltiples posibilidades. ¡Y a enrollar! Poco a poco tiramos de la esterilla hasta llegar al espacio que hemos dejado en la parte superior que deberemos humedecer un poco para que sujete. Ya solo queda cortar las tira como si de fuet se tratase y listo para comer.

Si te atreves a probarlo, no olvides poner en los comentarios tu experiencia y por supuesto cualquier otro truco que conozcas. ¡Qué aproveche!