Las 10 mejores series de capítulos cortos de Netflix para hacer una maratón

En estos tiempos en los que hay tantas plataformas de entretenimiento visual, Netflix está a la cabeza con un amplísimo catálogo de series para disfrutar, tanto las más clásicas como algunas un poco más de actualidad.

En este artículo queremos recomendaros 10 de las mejores series de Netflix con una cosa en común: sus capítulos duran entre veinte y treinta minutos. Estos capítulos cortos las hacen ideales para tardes de maratones en el sofá. ¡Empecemos!

FRIENDS

Probablemente una de las mejores sitcom de la historia de la televisión. Intentar resumir todas sus temporadas se antoja complicado, pero verla y reír con sus personajes, eso es mucho más sencillo. Si aún no la habéis visto, ¡no podéis perder un segundo más!


THE END OF THE F***ING WORLD

Ya por el título podéis dar por hecho que es un serie fuerte, potente y no apta para todos los públicos. ¿Que de qué va? Chico adolescente y psicópata conoce a chica adolescente e introvertida a la que decide matar. A partir de ahí, dos temporadas que os dejaran atrapados en el sofá durante horas.


CÓMO CONOCÍ A VUESTRA MADRE

¿Quién no ha escuchado hablar sobre la denominada “la nueva Friends”? El protagonista cuenta a sus hijos la historia sobre la peculiar y divertida forma en que conoció a la madre de estos. Para ello se remonta a unos años atrás contando lo vivido son sus amigos, parejas… hasta conocerla. El resto, es historia de la televisión. Nueve temporadas y mucho batido de emociones.


PAQUITA SALAS

¿Una serie-documental sobre una representante de artistas adicta a los torreznos y a la ginebra? Pues sí. Paquita Salas es de esas maravillas que uno descubre quedando prendido por su humor, su capacidad para hacer sonreír y sentir al que lo ve. Dirigida por Los Javis y con un elenco maravilloso, cameos sorprendentes y críticas sociales, esta serie os cautivará.


EL VECINO

Otra serie española de humor fino, grandes personajes y mucha, mucha locura. Chico al que su novia le deja, adquiere poderes de superhéroe de un ser galáctico que aterriza en la Tierra. Si queréis saber más, lo suyo es que la veáis, porque reírse un rato es bienvenido siempre.


HORA DE AVENTURAS

A ver, cómo explicar esta joya de la animación que ha arrastrado una legión de fans por todo el planeta. Un niño valiente con una espada y un perro descarado y muy elástico, comparten casa en un mundo de fantasía lleno de seres extraños. Pero todo, absolutamente todo tiene su porqué. Vedla y disfrutadla.


RICK Y MORTY

Si buscas una serie animada, divertida, descarada y llena de gags, viajes temporales y a otros mundos… Rick y Morty, es sin duda una estupenda opción. Solo podemos contaros que trata sobre las aventuras de un abuelo ciéntifico, loco y casi siempre borracho y su nieto acomplejado, tímido y cobarde. Muy recomendable si te gusta este tipo de humor.


THE GOOD PLACE

La premisa es: chica muere y va al lado bueno, es decir, el cielo. ¿Cuál es el problema? Que ella no debería estar ahí. ¿Por qué? Eso tendréis que averiguarlo. Son cuatro temporadas de humor, emotividad y toque de fibra. ¡Ah! Y los personajes son de lo más variopinto.


AFTER LIFE

El genial (y criticado) Ricky Gervais, protagoniza esta serie bastante alejada de su vis cómica. Interpreta a un hombre que, tras perder a su mujer, decide hacer y decir lo que piensa, sin importar las consecuencias. ¿Aceptará su círculo más cercano este cambio tan radical?


MUÑECA RUSA

Si el cine tiene «Atrapado en el tiempo», las series tienen «Muñeca rusa». ¿Cómo os sentirías si día tras día se repitiese tu muerte y despertaseis en ese mismo día? Una serie que os tendrá enganchados al sofá una tarde entera.


Ahora no podéis quejaros si no sabéis qué ver, a no ser que hayáis visto todas. En ese caso, ¡recomendadnos vuestras favoritas en los comentarios!

Mamma Mia ¿Quién puede resistirse a ABBA?

Abril ha llegado y nos ha pillado bailando otro exitazo de la música dance. Diez años de actividad fueron suficientes para que ABBA se consolidara como uno de los grupos más famosos de la música disco y el pop.

ABBA, cuyo nombre es un acrónimo formado por las primeras letras del nombre de cada miembro (Agnetha, Björn, Benny, Anni-Frid), tuvo una formación particular respecto a otros grupos, ya que esta estuvo más basada en las relaciones personales entre los componentes del grupo sueco, que en lo estrictamente musical. A mitad de los 60, Benny y Björn abandonaron los grupos de los que eran parte para comenzar a componer juntos. Años después, conocieron a Agnerha y Anni-Frid, que ya cantaban por su cuenta como solistas. Björn y Agnetha se casaron en 1971, y en 1978 lo hicieron Benny y Anni-Frid, convirtiéndose en una gran familia de artistas. 

Sin embargo, el éxito de ABBA no fue inmediato, sino que se fraguó a fuego lento. Después de años peleando por algo de reconocimiento, en 1974 les llegó de la mano de «Waterloo», tema con el que triunfaron primero en el Melodifestivalen, festival sueco, y posteriormente en el Festival de Eurovisión

Su participación estuvo rodeada de una gran expectación, y no precisamente por su componente artístico, sino más bien por el vestuario estrafalario que lucieron durante la misma. Según se supo después, este estilismo de botas de plataforma y trajes extremadamente brillantes, no solo era siguiendo la estética de la época, sino como método de ahorro. Sí, sí, has leído bien. En aquella época, la ley sueca libraba de impuestos a aquellos estilismos que no fueran los adecuados para la vestimenta diaria, sino que solo fueran específicos para las actuaciones artísticas. 

Tras el éxito cosechado en Eurovisión, les llegó el éxito internacional con temas como «SOS», «Mamma Mia» o «Fernando», que llegó al número uno en trece países y llegando a superar el «Hey Jude» de The Beatles en Australia. 

Entre 1976 y 1980 la banda se mantuvo en lo más alto, llegando a tocar en la boda del rey Carl Gustav XVI y la reina Silvia de Suecia en el año 1976 su famoso «Dancing Queen».

En 1979, lanzaron su segundo álbum recopilatorio, Greatest Hits Vol. 2, el cual contenía el tema protagonista de este mes de nuestro calendario #Vuelveabailar: «Gimme! Gimme! Gimme! (A Man After Midnight)«. Esta canción llegó al número 17 en las listas de Oricon de Japón, y se hizo el éxito más conocido en Europa, alcanzando el número uno en Francia, Bélgica, Irlanda, Suiza y Finlandia. 

Como curiosidad respecto a esta canción, su sample inicial, protagonizado por una flauta electrónica, sirvió de base para el «Hung Up» de Madonna, publicado en 2005. Sin embargo, para la Reina del Pop no fue nada fácil conseguir la aprobación de ABBA para usarlo. Finalmente lo logró, no sin antes hacer constar a Benny Andersson y Björn Ulvaeus como coautores del tema.

ABBA fue un grupo que rompió los esquemas de la música, siendo uno de los primeros en grabar y mezclar su música con técnicas digitales. Su último álbum de estudio, «The Visitors» (1981), hizo historia al ser el primero del mundo en lanzarse en formato Compact Disc.

Tanto es el peso de ABBA en la música, que en 1998 se creó en Suecia un grupo tributo llamado A*Teens, que durante sus primeros años de vida se dedicó únicamente a hacer covers del famoso conjunto. 

En 1998, ABBA comunicó que se encontraba en un «descanso temporal» que dura hasta nuestros días. No sabemos si podremos volver a verles tocando juntos, pero siempre nos quedarán las canciones del musical Mamma Mia para poder seguir recordando al grupo que marcó a más de una generación.

Amamos las expendedoras y la buena comida. Hablamos de lo que nos apasiona y te lo contamos desde nuestro particular punto de vista.