Muchas series que ver, poco tiempo que perder

Si eres de los que ya ha consumido casi todo el catálogo de plataformas como Netflix, HBO o Movistar y crees que no te queda nada más que merezca la pena, estás muy equivocado. Queda y mucho, un sinfin de series que no tan conocidas tienen una gran puntuación dentro del mundo seriéfilo. ¿Quieres conocerlas? Allá vamos.

Peaky Blinders

Situada en los años 20 en Inglaterra, esta serie tiene mucho que enseñarnos sobre la época. En un país con grandes grietas sociales que acaba de superar la Primera Guerra Mundial, desconocedor de que no era la última. Aquellos que lucharon en la guerra vuelven con secuelas imborrables y muchos de ellos no encuentran otra vía que la de dedicarse a negocios turbios.

La familia Shelby, más conocida como los Peaky Blinders, se dedica a las apuestas hípicas con el único objetivo de hacerse con el poder en la ciudad de Birmingham. Su líder, Tomy Shelby, con la astucia y dureza construidas en base a su experiencia en la guerra, vemos como pretende avanzar en su objetivo sin reparo en hacer todos los sacrificios posibles para superar a todos sus enemigos. La tía Polly también tiene un protagonismo clave en la serie, siendo la matriarca de la familia y la mente fría de todas las decisiones.

Las vueltas de tuerca, el decorado, el curioso acento inglés -aunque también puedes verla en español- la vestimenta, los peinados y la fotografía te harán verdaderamente ser parte de la familia Shelby y su época.

Paquita Salas

Aaaay Paquita, la emblemática representante de artistas que te hubiese gustado tener en la familia. Paquita Salas, representada por Brays Efe, es una mujer de más de 50, de las de antes, orgullosa, señorona y ante todo directa. Su empresa de representación de artistas se ha quedado obsoleta porque Paquita no consigue adaptarse (“Mail ¿Qué mail?” es alguna de sus frases más conocidas) y su aunque su mano derecha y asistenta Magüi le salva de muchas también le mete en otras tantas.

Una comedia muy distinta a lo que estamos acostumbrados a ver y muy cercana a la cultura española. Sea como fuere, tienes que darle una oportunidad a esta señora que tantos corazones se ha ganado.

Mindhunter

Si eres seguidor del thriller psicológico, ésta no puede salir de tu lista. Basada en historias reales, originalmente fue escrita por dos agentes del FBI en el libro Mindhunter: Inside the FBI’ s Elite Serial Crime Unite.

La serie, dirigida por David Fincher, narra la historia de los agentes Holden Ford y Bill Tench (que representan a los escritores del libro), dos agentes que entrevistaban a asesinos en serie para conocer el por qué, ya que hasta ese momento nadie había llegado a analizarlos ni a creer que existía un patrón entre ellos. Cada entrevista te pone la piel de gallina con sus declaraciones, adentrándote en la piel del entrevistador que debe actuar con normalidad ante narraciones de auténtica crueldad.

Lo que más llamará tu atención es saber que los asesinos que aparecen en la serie existieron en la realidad, como por ejemplo la historia de uno de los asesinos que mayor protagonismo ocupan en la serie, Ed Kemper.

Glow

Si te encantó el empoderamiento femenino de series como Orange is the New Black, esta serie también ha dado mucha guerra y es que Glow se sitúa un ring de lucha de los años 80, auge de este deporte. La historia nos cuenta de forma ficticia como se creó el programa de lucha libre femenina Gorgeous Ladies of Wrestling.

Cada luchadora tiene además una guerra interna con su vida, luchando contra las desigualdades a la que se enfrentaban las mujeres en esa época. La serie aporta también grandes momentos cómicos como los que dan las búsquedas de cada luchadora por encontrar su álter ego en el ring y cómo indagan para ofrecer al público el mejor espectáculo totalmente preparado.

Su protagonista, Ruth Wilder, es una actriz desempleada que encuentra la oportunidad de representar a una mujer fuerte con un personaje más serio que lo que encontraba en el mundo del cine.

Hasta aquí nuestra recopilación seriéfila de esta semana. Esperamos haberte dado muchas ideas para darte una buena Pausa Agradable de mantita y serie 😉

El arte del latte o coffee art como forma de expresión

Indudablemente el arte no se limita a la pintura y el lienzo. Los artistas siempre han intentado buscar nuevas formas, materiales y métodos de expresión, surgiendo así el arte conceptual -ejemplo de ello es el inodoro de Duchamp- o la performance -en la cual no deja de impresionarnos Abramovic-. Ya sea con objetos, cuerpos o palabras, el arte indudablemente se expresa en todas las partes que un artista quiera y en este punto aparece el arte del latte o coffee art, obteniendo de la espuma de un cremoso expreso, el lienzo y pinturas necesarios para crear formas expresivas.

El método

El arte del latte se crea en la superficie de expreso por un barista -experto hotelero- teniendo en cuenta que la espuma debe ser suficientemente densa para que el modeado sea más fácil y se mantenga.  La realización de estas pinturas comestibles se puede llevar a cabo de dos maneras:

  • El vertido libre (latte art) en el que se vierte la leche directamente sobre el centro del café y mediante el movimiento correcto se crea un dibujo. Ésta debe caer a menos de dos pulgadas por encima de la superficie del café y los movimientos deben ser suaves y lentos.

  • Etching: consiste en dibujar directamente sobre la superficie con distintos instrumentos que aportan color y complejidad al dibujo. Con esta técnica han llegado a pintar verdaderos cuadros en una simple taza de café. Retratos, paisajes y hasta la Noche Estrellada de Van Gogh. Eso sí, es un punto a destacar que esta técnica requiere mucha paciencia y pulso.

#coffee #art #coffeart #vangogh#thestarrynight #blue #southkorea#lee kang-bin #barista

Una publicación compartida de kadir çoban (@kapostiga) el

De lo personal a lo tecnológico

Por si fuera poco, ahora las máquinas hacen todo lo que haga un ser humano y es que ya existe la cafetera con habilidades artísticas. Se llama Ripple Maker y con ella puedes imprimir en tu taza todo tipo de ilustraciones. Funciona a través de una aplicación móvil y te permite imprimir tu propia cara con solo subir una fotografía. Definitivamente este mundo no deja de sorprendernos.

Ahora te toca a ti

El coffee art ha llegado incluso a desarrollarse en campeonatos mundiales  y cada día gana más seguidores en redes sociales. Esperamos que este artículo te motive a probarlo y compartir tus obras pero recuerda tener siempre un trapo a mano por si se desparrama todo 😉

Por el momento nuestras máquinas expendedoras de café no hacen arte latte pero realizan un café para chuparse los dedos 😉

Amamos las expendedoras y la buena comida. Hablamos de lo que nos apasiona y te lo contamos desde nuestro particular punto de vista.