Archivo de la categoría: Café

Nuestra gran pasión, el café, ese líquido maravilloso que nos acompaña a diario en nuestro trabajo, nuestro día a día y nuestra vida.

El brunch, sus sucesores y demás tradiciones anglosajonas que han conquistado España

El brunch ha venido a España para quedarse y es que, aunque realmente no lo supiésemos, aquellos que en fines de semana se rezagaban en la cama tanto que al final tomaban un desayuno-comida, esas personas eran en realidad unos modernos. Y es que la palabra brunch es un acrónimo que se forma  a partir de la unión de brreakfast (desayuno) y lunch (almuerzo) y es una comida que abarca entre las 10 y las 17 horas del día, normalmente en fin de semana, siendo también nueva tendencia utilizarlo en el mundo de los negocios.

Esta especial tradición anglosajona comenzó en Inglaterra, cuando familias adineradas disponían los domingos de un buffé que sus sirvientes preparaban a primera hora para tener el día libre. Más tarde, fue captada sobre todo en Estados Unidos, convirtiéndose en marca especial de Nueva York, donde el brunch más característico es el Benedictine (huevos escalfados con tostada, bacon y bechamel o salsas similares) Pero si algo tiene el brunch de especial es que mezcla todo tipo de comidas tanto dulces como saladas: fruta de temporada, varios tipos de pan en varias formas, huevos benedictine o escoceses, salchichas, zumos de fruta y vegetales, smothies, agua, cafés e infusiones, refrescos, cerveza o vino (en función de la hora), lácteos acompañados de frutos secos, embutidos y quesos, tortitas, muffins (o magdalenas, que es lo mismo), palmeritas o galletas y hasta, para los más exquisitos, canapés y/o marisco.

Esta tendencia no ha dejado de evolucionar y adaptarse a cada país en función de su cultura. Por ejemplo, aunque en el norte de Europa el brunch suele tomarse con un buffet, en España cobra mayor protagonismo los restaurantes con carta de platos combinados y el buffet se reserva para los hoteles. Por otro lado, no solo en cuestión de lugar, sino también de tiempo, el brunch ha adoptado nuevas formas como el slunch (supper y lunch) o drunch (dinner y lunch), es decir, merienda-cena. El hábito de la merienda está asociado con nuestra infancia y combina lo dulce y salado de cada comida desde las cinco de la tarde en adelante.

Ya sea brunch, blunch, drunch, drunkfast, slunch, drunner o brinner, lo cierto es que adaptándonos a estas tradiciones vamos cogiendo más forma europea pero, sin perder las nuestras. Nuestro brunch siempre será mejorado con aceite de oliva virgen extra, jamón serrano, una copa de rioja o una tortilla de patatas. Con esto solo queda decir que comas lo que comas, cuando comas, disfruta.

Motivos por los que el café es nuestro mejor aliado

Desde el siglo XV la provincia de Kaffa nos trajo una de las bebidas más aclamadas de la actualidad, consiguiendo unir a distintas generaciones en la pasión por el café. Caliente o frío, con o sin azúcar, con o sin leche, absteniéndose descafeinados, el café es, en todas sus combinaciones, un bien necesario. Y es que la segunda mercancía más comercializada en el mundo tiene muchas razones para ser tan aclamada.

Nos hace más felices y sanos

El café es un estimulante natural que aumenta los niveles de dopamina, hormona responsable del placer y la motivación. Por eso nos hace sentirnos frescos y ligeros, con ganas de empezar el nuevo día. Según un estudio de Harvard School of Public Health, un consumo moderado de café nos ayuda como antidepresivo.  Por otro lado, protege nuestra piel de rayos UVA, gracias a sus polifenoles y antioxidantes, reduce la celulitis y ayuda al crecimiento del cabello. Definitivamente es tan necesario como una ducha por la mañana.

Nos ayuda a concentrarnos y ser más productivos

No es ningún secreto que la cafeína nos despierta y nos da energía pero, ¿qué es lo que pasa realmente en nuestro cerebro? Nuestro combustible (ATP) genera una sustancia llamada  adenosina, que una vez acumulada se une a nuestras neuronas provocando un proceso químico que produce sueño. La cafeína bloquea la adenosina para que nuestras neuronas permanezcan bien despiertas en momentos que necesitamos un extra de energía. 

Nos ayuda a socializar

Según la Federación Española del Café, el 80% de los españoles tomamos café en compañía.Y es que, sobre todo en el trabajo, la pausa para el café es obligada. No solamente porque podamos disfrutar de su aroma y sabor, sino también porque aumenta la integración social en la empresa, consiguiendo mejorar nuestros contactos y aumentando una necesaria interacción con el mundo en una época en la que podemos a desconectamos demasiado con la tecnología. En concreto, la compañía Dunkin’ Donuts y el portal de empleo CareerBuilder descubrieron en sus investigaciones que las profesiones que más consumen esta bebida son, en primer lugar los científicos, seguidos del ámbito de las Relaciones Públicas y el márketing.

Está exquisito (si se hace bien)

Numerosos artículos apuntan que en nuestro país tomamos uno de los peores cafés del mundo y señalan como culpable al torrefacto, una forma de tueste más económica, originaria en la Segunda Guerra Mundial, que no aprovecha todas las propiedades del café al máximo. Y es que debemos apreciar que un buen café debe conservarse al vacío en un buen continente y ser molido un instante antes de servirse, tal y como lo hacemos en Alliance Vending 😉