¿Qué es y cómo funciona el Comercio Justo?

Fairtrade cafe comercio justo AllianceVending

El Comercio Justo es una gran idea para dar solución a las grandes diferencias en la distribución de la riqueza a nivel mundial. Esta idea es compleja de abordar pero muy sencilla de explicar: productores de países desfavorecidos ubicados en el hemisferio sur contactan con distribuidores del hemisferio norte y crean una relación comercial: el productor ofrece su producto de calidad muy demandado en países más desarrollados por sus características ecológicas y de calidad (como es el caso del café), y el distribuidor se encarga de comercializar estos productos en tiendas específicas de Comercio Justo o afines al movimiento a través de sellos de calidad como Fairtrade.

De la parte compleja se encargan organizaciones sin ánimo de lucro, como la mencionada Fairtrade, que funciona a nivel mundial creando igualdad de oportunidades en un mercado global, y beneficiando la venta de productos de calidad ecológica, social y medioambiental. La concienciación de ambas partes para generar las transacciones es de lo más importante, y para asegurar que todo funciona de la forma más correcta y coherente se establecen normas a las que ambas partes se comprometen a cumplir.

Los productores se comprometen a tener estructuras transparentes, participativas y democráticas, llevar una producción sostenible y respetuosa con el medio ambiente, ofrecer productos de calidad de su tierra, y tener unas buenas condiciones igualitarias y dignas para los trabajadores. Además, los beneficios deben ser reinvertidos para fines sociales.

Por su parte, las ONGs distribuidoras también deben ser participativas, democráticas y reinvertir socialmente los beneficios, pues se trata de organizaciones sin ánimo de lucro. Además, deben ser transparentes y buscar la concienciación social, huyendo de los especuladores e intermediarios, y pagando por los productos un precio justo que no aproveche la difícil situación de los países productores. De hecho, los productos deben ser pagados al 50% en el momento de la compra. Por supuesto, para garantizar las relaciones desinteresadas de estas organizaciones, es necesario un contrato a largo plazo entre éstas y los productores.

En definitiva, una forma de cooperar mediante un intercambio económico justo, promoviendo la solidaridad entre países y el buen desarrollo social y económico de los que se encuentran en las peores situaciones de desigualdad.

¿No te parece una gran idea?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *